Todos los jueves de 21 a 22 hs.

Todos los jueves de 21 a 22 hs.

viernes, 15 de septiembre de 2017

7 CAJAS

PROGRAMA 184 (17-08-2017)

EDITORIAL

Varias veces, desde este mismo espacio, hemos denunciado a la planificación como la autora material del crimen de la existencia. Poner algún empeño en doblegar ciertas voluntades, en esquivar con fingida astucia el caos del universo es ciertamente absurdo y no mucho menos nefasto. Por allí andan esas personas que al saludarnos ya eligieron nombres para nuestros hijos y peinaron nuestras aun inexistentes canas. Pobre del caminante que los cruce, y también, por qué no, pobre de ellos mismos. El amor de estos seres esta celosamente destinado a aquel relato que ellos mismos diseñaron, a la perversa ejecución de sus planes y jamás a las personas. Los veremos con tristeza intentando la ambiciosa empresa de perpetuar el hoy, este instante que ya es olvido, en el anárquico porvenir, en aquel lugar en el que solo cabe la esperanza. Para ellos, la sorpresa será la condena. Ahora bien, si el fuego quema, no nos olvidemos nunca que el frio también. Añorar al que fuimos no es más que negar el que somos. Aquella nostalgia, ocultara nuestra visión bajo la espesa oscuridad de nuestra propia sombra, acribillando de esa manera también al abismo de toda existencia, negando naturalmente a la sorpresa que de aparecer, lejos de conmocionar al que somos, morirá en la búsqueda desesperada de su correlato y posterior comparación en blanco y negro de nuestro pasado. 


Homero Manzi escribe en la última estrofa de su poema Jardín Zoológico lo siguiente: Si yo tuviera treinta condiscípulos y una maestra y un chocolatín, iría de nuevo al jardín. Entonces, el purrete que llevo en mi hombría, mataría a aquel hombre que hubo en mi niñez. Desde este espacio, mis queridos amigos, a pesar de conocer el perverso plan de los brujos de robar tiempo a la eternidad, decidimos humildemente, poner nuestra mirada en el hoy, llevar aquel fulgor existencial a nuestro lado, siempre. Transitar nuestro ahora con la única intención quizás de mejorar, aunque sea un poco, al tipo cuyo rostro el espejo nos devolvió por la mañana. Para ello buscaremos adquirir alguna destreza, leeremos algún libro, perderemos la razón en la desesperada búsqueda de algún acorde o agotaremos todas las palabras en el adusto intento de escribir aunque sea una línea de un poema. Esa es por lo menos la única manera que conocemos, de eludir aunque sea por un instante al tiempo, que no es otra cosa que eludir a la muerte.

Lucas Itze.-

Canción elegida para la editorial


Otro temazo para seguir bien arriba 



IMPRESIONES SOBRE 7 CAJAS


Desde que tengo uso de razón, la importancia de las modas es una parte fundamental, lamentablemente, de una sociedad. Recuerdo mis viejas épocas, allá por los ´90, en donde el boom de las zapatillas había desbancado a cualquier otra prenda. En los barrios más humildes, esos chicos que pateaban pelotas hechas con bollos de papel, soñaban con tener esas zapatillas que veían en los comerciales. La sociedad de consumo, era la principal proveedora de esos sueños a veces inalcanzables. Ese sistema perverso, se empeñaba en demostrarte que si no tenías tal o cual calzado, no estabas dentro de esa onda. Con el paso del tiempo, esos objetos fueron cambiando. La llegada de la tecnología terminó por confirmar esa teoría, y en este presente continuo, las redes sociales hicieron el resto. ¿Cuántas veces escuchamos la frase: no tienen para comer pero tienen celulares último modelo? Demasiadas. Y ahí, radica en gran parte ese problema que muchos no pueden captar. En cada festividad, los comerciales saturan las pantallas con las imágenes de los últimos productos tecnológicos. Y si, el que está afuera de todo eso, es el bicho raro de la sociedad. En un lugar humilde, un pequeño dispositivo puede ser el camino a la fama. Y quizás, en esos canales, aparecerá alguien de repente, como por arte de magia llegando desde el lugar más marginal imaginado... Eso es lo que anhela Víctor, el protagonista de la ópera prima de los cineastas paraguayos Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori: 7 cajas. El film, ambientado en 2005, arranca con una recorrida a extrema velocidad del Mercado 4 de Asunción, esa mezcla local de nuestros Mercado Central y La Salada. La cámara parará de repente y se posará en unos ojos que reflejan una pantalla. Allí, en ese mundo donde todos transitan de prisa, Víctor, un adolescente, se para frente a un televisor, pensando que alguna vez, esté del otro lado de la pantalla. 


Nos enteraremos que es un carretillero, de los muchos que abundan en el mercado, que buscan clientes cargados para ayudarlos con sus bolsas y así ganar un poco de dinero. Su objetivo es poder tener un celular con cámara, y es por eso que acepta el trabajo que le ofrece un carnicero: trasladar esas siete cajas que dan nombres al film, cuidándolas como si fuera su vida. El descubrimiento de un cuerpo mutilado en esas cajas, será la curva dramática de la película, pero el protagonista, buscará como único objetivo, cumplir con su tarea para realizar su sueño. La película nos mostrará algunos travellings furiosos. La cámara estará siempre presente y jugará un papel fundamental en el film. Correrá atrás de Víctor, circulará junto a la carretilla, o se esconderá entre los cajones del mercado, al igual que los protagonistas. Será un testigo privilegiado de ciertos instantes de tensión. Por momentos, la historia será asfixiante. Los directores lograrán plasmar en cámara esa idea de un lugar repleto de gente, con un clima exasperante, como si fuese un mercado de la India. Jugarán con esos primeros planos, no sólo de los protagonistas, sino también de los objetos, participes necesarios de la historia. En ese pequeño submundo, encontraremos de todo: comerciantes, clientes, policías, narcotraficantes. Todos serán parte de ese engranaje singular. Todos buscarán salir beneficiados. La fotografía, con una saturación de colores que recuerdan a ciertas películas orientales, ayudará a pintar ese ambiente del día, y esa angustiante oscuridad de la noche. El montaje ayudará también a toda esa espectacularidad visual. 


Varios estilos convergerán en la cinta, en lo que sería un thriller donde no faltarán las situaciones de comedia, sazonado por pequeños personajes secundarios o con diálogos que rozan el humor negro. La banda sonora también emerge como una pieza importante, con esos ruidos que resuenan en todo momento. Además, para darle más veracidad a la historia, estará hablado en muchas partes del film en el idioma Yopará, una mezcla entre el guaraní y español. También otros personajes utilizan sus propias lenguas, como el guaraní, el español o el coreano. El guión nos cuenta una historia con simpleza, quizás no tan verosímil, pero que va abriendo el juego a diferentes personajes. Quizás en el debe podemos mencionar que el film se alarga un poco más de lo convenido, ya que pese a sus 100 minutos de metraje, por momentos sentimos que le está dando otra vuelta más al asunto, pero que no le resta puntos en su calificación definitiva. El final será como suele suceder en muchos de los barrios humildes de América Latina. Unos podrán avanzar, otros quedarán en el camino. La balacera se llevará más de un alma, mientras otros tendrán su segunda oportunidad, hasta quien sabe cuándo. Dejaremos ciertos dilemas morales de lado, para ir directamente con esa última imagen, que encontrará a Víctor cumpliendo su sueño de salir en televisión, gracias a la tecnología, quizás, el arma más poderosa del mundo, en tiempos donde Nike es la cultura de hoy...

Marcelo De Nicola.-

Canción post impresiones


Otro tema que nos hace acordar al film



UNIVERSO MANEGLIA  -SCHÉMBORI


Juan Carlos Maneglia nació en Asunción en 1966. En esa ciudad se recibió de Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Su primer corto lo rodó a los 11 años con una cámara súper 8 y luego no paró más. En 1991 fue becado en la Escuela Internacional de Cine y T.V en San Antonio de los Baños, Cuba. Durante 14 años trabajó en el Plan de Educación Audiovisual, fundado por la Organización Católica Internacional de Cine y desarrolló un trabajo educativo con niños, niñas y jóvenes. En esa misma línea, durante más de 8 años fue profesor del "Cine Club" del Colegio Cristo Rey, donde el mismo se iniciara en el campo audiovisual. Fue titular de la cátedra de audiovisuales en la Universidad Católica de Asunción durante los años 1990 al '92. Fue titular de la Cátedra de Dirección en el IPAC (Instituto Paraguayo de Artes y Ciencias de la Comunicación), en la carrera de televisión durante los años 1991 a 1994. 

En la década de los 80, con una visión muy particular y manipulando el vhs empieza a asombrar a todos con cortos de una calidad y relato increíbles: “Presos”, “Espejos”, “Bocetos”, “Todos conocemos el final” son algunos títulos. Director, Editor, Guionista y Camarógrafo, logra a cortísima edad sus primeros premios nacionales. Trabajó como director de fotografía a principios de los ´90, para los directores Agustín Nuñez y nuestro conocido Arnaldo André.
Por su parte, Tana Schémbori, nació en la misma ciudad y se recibió también en la Universidad Católica de Asunción en el área de Comunicación. Con sólo 20 años, se une a Maneglia gracias a la miniserie televisiva La Disputa, en lo que sería el comienzo de la dupla. A lo largo de los casi treinta años que llevan trabajando juntos, hicieron más de una decena de cortometrajes, entre los que se destacan una trilogía conformada por “La clase de órgano” (1990), “Artefacto de primera necesidad” (1995) y “Amor basura” (2000), todos con repercusión internacional. En 1996, se independizan y unidos por su pasión hacia la ficción forman la productora “Maneglia-Schémbori Realizadores”. A mediados del 2000, se hicieron reconocidos en su país gracias a tres series súper exitosas: González vs Bonetti, GvsB: La revancha y La Chuchi. En el 2009, la productora en forma conjunta con el Ministerio de Educación, abren la escuela de actuación con énfasis en audiovisual: TIA (Taller integral de actuación) que tiene como objetivo la formación de actores y actrices para el cine y el medio audiovisual.
En 2012 lanzan, después de años de idear el proyecto, su primer largometraje: 7 cajas. El film fue un éxito en varios festivales del mundo, y le da a Paraguay un empujón necesario para que el cine del país crezca. Tana, en marzo de 2015, fue elegida para presidir la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas del Paraguay.
Este año lanzan su segundo largometraje: Los buscadores, que cuenta la historia de cinco personas que se embarcaran en una búsqueda alrededor de Asunción y alrededores siguiendo un mapa que devela donde está escondido un tesoro de plata yvyguy (así son llamados los tesoros escondidos durante la Guerra de la Triple Alianza).

Nos despedimos con esto...



FICHA TÉCNICA

Título original: 7 cajas
Año: 2012
Duración: 105 min.
País: Paraguay
Director: Juan Carlos Maneglia,  Tana Schémbori
Guion: Juan Carlos Maneglia
Música: Fran Villalba
Fotografía: Richard Careaga
Reparto: Lali González, Celso Franco, Víctor Sosa, Tito Jara, Nelly Dávalos, Nicolás García, Junior Rodríguez Rebollo, Roberto Cardoso, Luis Gutiérrez, Atil Closs, Liliana Álvarez.

SINOPSIS

Víctor, un carretillero de 17 años que trabaja en el Mercado 4 de Asunción, un mundo hostil y muy competitivo, necesita conseguir dinero. Recibe entonces una propuesta bastante insólita: transportar siete cajas cuyo contenido desconoce a cambio de 100 dólares. Con un teléfono móvil prestado Victor emprende el viaje. Debe cruzar tan solo ocho manzanas, pero las cosas se le van complicando durante el trayecto. Cuando se hace de noche, Victor se da cuenta de que se ha involucrado en un asunto demasiado peligroso


                

martes, 12 de septiembre de 2017

EL SÉPTIMO CONTINENTE - DER SIEBENTE KONTINENT


PROGRAMA 183 (10/08/2017)


EDITORIAL



Monotonía, horrible amargura del tiempo. Pienso eso mientras las teclas suenan rebeldes ante los embates de las pocas ideas que quieren trasladarse a la pantalla. ¿Cuántas veces pensamos en dejar todo y escapar para sentirnos libres? Seguramente muchas. Renunciar y empezar a caminar sin rumbo fijo, sacar un pasaje hacia no importa donde, para descubrir esas nuevas experiencias que tanto anhelamos. Un viaje, sin dudas, es una de las mejores formas de abrir la mente. Allá encontramos esa distracción necesaria, ese olvido permanente hasta de quienes somos. Donde no existen las horas, ni las malditas rutinas impostadas. Donde el tiempo pasa sin darnos cuenta, contrariamente a lo que vivimos día a día en alguna que otra oficina. Porque ahí, mis amigos, es donde se mueren los sueños. Vendiéndole nuestros segundos a quien sabe quién, jugando a inventar historias mientras cumplimos con nuestras tareas, y agradeciendo a la vida que al menos tenemos un motivo para sonreír cuando empieza el mes. Otros, en cambio, lo padecen más que nosotros, porque a ellos los sueños se los han robado hace rato. 


La vida, en muchos casos, no es más que eso. Un juego donde parecemos actores secundarios esperando siempre el rol protagónico, olvidando que los verdaderos protagonistas somos nosotros. Esa será la lucha contra nosotros mismos. Vencer esos miedos que nos paralizan y nos obligan a formar parte de este mundo hermético en el que estamos hundidos. Romper ese caparazón y escapar de esos estatutos que nos obligan a formar parte del todo. Jugarnos por desandar esos caminos en diferentes ciudades del mundo o encontrarnos con las zapatillas embarradas por caminar zonas ajenas a las grandes luces. El paisaje no importa. Cualquier sitio deviene en una belleza exótica cuando uno encuentra lo que desea. Algún día será mi turno. Me convenceré de estas palabras y volaré en busca de romper la maldita resaca de la rutina. Me liberaré de ciertos dogmas para recorrer la ciudad con otros ojos. Solo anhelo que cuando tenga el valor necesario, no haya caído la noche, para así poder descubrir mi séptimo continente.



Marcelo De Nicola.-



Canción elegida para la editorial


La magia de Charly y compañía




IMPRESIONES SOBRE EL SÉPTIMO CONTINENTE




El miedo es el que nos ha unido alrededor de esta fogata, y será alrededor de ella que bailaremos nuestra danza hasta las últimas cenizas de sus llamas. Hemos diseñado esta fantasía, aniquilado nuestro instinto, adoctrinado nuestro paso y hasta olvidado para siempre el fulgor de nuestra mirada a causa de las firmes y siniestras exigencias del plan. Somos la llama que teme al bosque, somos los pájaros penalizando so pena de muerte el volar, somos el árbol petrificado, cuyas ramas pretenden entender al tiempo en el lento recorrido que dibuja la caída de cada una de sus hojas. Año tras año recorremos nuestra celda prometiéndonos futuros mejores, diseñando dichosas aventuras, proyectándonos sobre aquel porvenir ilusorio por el solo temor a la sorpresa. El desear, mis queridos amigos, es impostergable. Planificar no es más que aniquilar la existencia. Hoy es el escenario donde el deseo quiere y la pulsión ejecuta. Un amigo de esta casa, alguna vez sentenció que el deseo te invita un café mientras que la pulsión te toca la teta. De la postergación de todo aquello nacerá ese abismo oscuramente profundo que circunda nuestra existencia y que huele tan parecido a la angustia. 


El miedo y la falta, entonces, harán de nuestro recorrido esta marcha payasesca que ensayamos día a día. Intentaremos con el amor una suerte de salvación ignorando tal vez la oscura trampa que esconde, su retorcida conexión con el plan. En esta misma línea, Michael Haneke, planteó aquel relato devastador que llamó “El Séptimo Continente”. El film será intenso, sugiriendo donde otros dicen. Estaremos frente a una obra que estudiará de cerca al hombre y su conducta, tomando aquella concepción Vertoviana del Kino Glaz, según la cual aquello a donde llega la cámara es lo real y está organizado según las leyes de una ideología clara y específica, jamás azarosa. La cinta contará de manera muy particular la vida de una familia austriaca burguesa. El relato sugerirá aquel análisis invitando a la crítica a través de sutilezas inteligentemente construidas. La fotografía estará diseñada para apoyar esta intención. Casi la totalidad del relato trabajara los planos cerrados y la iluminación será aquella preferida por la publicidad, apostando a la claridad en detrimento del dramatismo. Esto no hará más que centrar nuestra atención en la idea del consumismo que degradará poco a poco a nuestros protagonistas y la asfixia que su estilo de vida provoca. 
 


El director optará por los planos detalles porque será en aquel tamaño de recorte donde el personaje deja de ser el hombre para pasar a ser el objeto. El astuto manejo de estas herramientas, logrará cierto clima frio y siniestro alrededor de la trama que se encargará compulsivamente en mostrarnos la monótona rutina de los caracteres. El conflicto, en contraposición de lo trabajado generalmente por el cine industrial, no será dosificado, sino que crecerá de golpe reservando la sorpresa para los veinte minutos finales del film. Sera allí donde aquel mundo acartonado y artificial, dominado por la moral, las costumbres y valorizado solo por la capacidad de consumo, finalmente se derrumbe. Lograran de esta manera una libertad jamás imaginada, pudiendo ser dueños por primera vez de lo único realmente suyo, sus vidas. El relato se irá con un extenso plano sobre una televisión sin señal, el cual tal vez nos invite a pensar aquello de que la gran aventura está en destruir para construir. Construir sin destruir, querida tertulia, no supera la ilusión.



Lucas Itze.-



Canción post impresiones


Otro tema muy relacionado con el film




UNIVERSO HANEKE




Nacido el 23 de marzo de 1942 en Munich (Alemania) creció en Austria, concretamente en la ciudad de Weiner Neustadt. Hijo del director y actor Fritz Haneke y de la actriz Beatrix von Degenschild.

Después de fracasar en su intento de ingresar en la Escuela teatral Max Reinhardt, Haneke cursó estudios de filosofía, psicología e interpretación en la Universidad de Viena antes de trabajar como crítico de cine y director de obras de teatro y películas televisivas durante los años 70 y 80.

Su primer largometraje cinematográfico fue “El Séptimo Continente” (1989), un drama familiar en tonos sombríos y desesperanzados que estaba basado en un hecho real. Este título fue el primer film de una trilogía conocida como la glaciación emocional que fue continuada por “El Vídeo de Benny” (1992), otra historia con familia disfuncional que contaba con el protagonismo de un psicópata adolescente, a quien le regalan una cámara y graba cómo sacrifican a un cerdo con una pistola, el punto de partida para iniciarlo en el salvajismo. El film fue nominado como mejor film europeo. La tercera parte fue “71 Fragmentos De Una Cronología Del Azar” (1994), realización en donde se incidía en comportamientos criminales significando la violencia existente en la sociedad urbana, en este caso, diferentes líneas narrativas e historias no relacionadas que confluyen en una matanza en un banco austriaco. Esta vez, los premios fueron el de mejor película en el Festival de Chicago y película, guion, y premio de la crítica en Sitges, Cataluña. En el medio rueda para la TV Die Rebelion, la historia de un soldado que pierde una pierna en la guerra y empieza a perder su patriotismo.

En 1997 adapta para la televisión, El Castillo, de Franz Kafka. Otra vez la alienación, la burocracia, y la frustración forman parte de su filmografía. Ulrich Muhe como K. era el protagonista. 


Se vuelve a unir con este actor para el film Funny Games, la historia de una familia que se va de vacaciones a su casa de verano. Allí, dos jóvenes vecinos ingresaran para pedirles huevos, pero con un juego bastante particular: a las 9 del día siguiente, los integrantes de la familia tienen que estar muertos. Obtuvo el premio de la crítica en Cannes.

En el 2000 se traslada a Francia donde dirige Código Desconocido, película con la participación de la actriz francesa Juliette Binoche, una historia coral que aborda asuntos de racismo e inmigración. El film fue nominado a la Palma de Oro en Cannes


Un año después llega “La Profesora de Piano” (2001), film protagonizado por Isabelle Huppert, Annie Girardot y Benoit Magimel, en un drama erótico y psicológico basado en una novela de la escritora austriaca Elfriede Jelinek que le valió ganar el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes, además de los premios para los actores principales. Allí, una profesora de piano, para escapar de la influencia maternal, frecuenta cines porno y sex shops hasta que uno de sus alumnos, comienza a seducirla. Además, logró el BAFTA como mejor película extranjera, y varias nominaciones en diferentes festivales, no sólo al film, sino a la actriz protagónica.

En 2003, vuelve a convocar a Huppert para el film El tiempo del lobo, en un tiempo indeterminado, un desastre ha ocurrido, se sabe que el agua sin contaminar es sagrada y el ganado debe ser quemado. Una familia escapa de la ciudad al campo, pero evitar el caos generalizado, será imposible. Mejor guion en Sitges.



Dos años después filma Caché (Escondido), un thriller en el que vuelve a retratar otro descenso a los infiernos de una familia aparentemente normal. Daniel Auteuil encarna al presentador de televisión que recibe videos anónimos de su entorno familiar, filmados sin que nadie lo advierta mientras que la policía se niega a ayudarlo, ya que no constituye ningún delito. Haneke se llevó el premio a mejor Director en Cannes, además de que el film se llevó el premio de la crítica, además de premios en varios festivales y asociaciones de críticos.

Dos años después vuelve a filmar Funny Games pero en Estados Unidos, con Naomi Watts y Tim Roth como protagonistas. 


Vuelve a Alemania en 2009 para filmar La cinta blanca, ambientada en la época previa a la Primera Guerra Mundial. En un pueblo alemán se suceden una serie de hechos violentos con un grupo de niños como testigos.  La historia reflexiona sobre los orígenes del nazismo mucho tiempo antes de que empiece a dar que hablar. La película más premiada de Haneke, con Globo de Oro a mejor película extranjera (perdió el Oscar ante El secreto de sus ojos). Palma de Oro en Cannes, además del Premio de la Crítica y Mejor película europea, entre otras decenas de premios y nominaciones.



Si con La cinta blanca saltó definitivamente a la fama, con su próxima película, lo confirmó. En 2012 llegó Amor, la historia de una pareja de 80 años, ambos jubilados que viven en París y profesores de música clásica. Un día, ella sufre un infarto que le paraliza un costado, donde luego de una operación, queda hemipléjica. Ella le pide a su marido que nunca más la lleve a un hospital. La unión y el amor se pondrán a prueba. La película, protagonizada por la actriz de 85 años, Emanuelle Riva (Hiroshima Mon Amour) fue un éxito mundial. Ganadora del Oscar, Globo de Oro (ambas como película extranjera) y Festival de Cannes, tres de los premios más importantes del cine, entre muchos otros.


Este año volvió a trabajar con Isabelle Huppert en Final feliz. La película gira en torno a una familia burguesa y el drama de los refugiados. La familia posee una empresa en Calais, al lado de los campamentos donde viven miles de refugiados, pero su vida, no es color de rosa. Por primera vez, el director deja el drama para para irse un poco para el lado de la comedia… Veremos con que sigue el maestro europeo. 

Nos fuimos con esto

    



FICHA TÉCNICA



Título original: Der siebente Kontinent (The 7th Continent)

Año: 1989

Duración: 104 min.

País: Austria

Director: Michael Haneke

Guion: Michael Haneke, Johanna Teicht

Música: Alban Berg

Fotografía: Anton Peschke

Reparto: Birgit Doll, Dieter Berner, Leni Tanzer, Udo Samel, Silvia Fenz, Robert Dietl.



SINOPSIS



La historia de una familia que vive en un mundo terriblemente frío: los padres parecen haber perdido su alma y los niños languidecen hasta que todos deciden resolver la situación de forma drástica.

lunes, 11 de septiembre de 2017

MEMENTO


EDITORIAL

Inundaré cada habitación de esta casa con las desamparadas lágrimas de mis recuerdos. Llenaré cada rincón oscuro con aquel sufrimiento, cualquiera sea la imagen que acuda a mi infortunada memoria. Después de todo, aquellos desatinados fotogramas, aquellos reflejos de sensaciones que atacan impunemente nuestro sistema nervioso, poseen la semilla madre de todas nuestras angustias. No importa cuál sea el color, o cuan dulce sea el aroma. No importan los labios, ni el sonido atrapante y aterciopelado que supieron vestir aquellas palabras. No importan los bares, ni el humo de ningún cigarro. No importan ya tus ojos. Todo recuerdo esta hecho de tiempo. Todo recuerdo, no es sino el mismo recuerdo. 


Aquel juego de la memoria, no hará otra cosa más que enfrentarnos a esas penosas consignas de la existencia que nos dicen que nada de todo esto es real, que la ausencia es infinita, que siempre estaremos solos y que un día cualquiera, sin importar el personaje que hayamos construido, nuestra vida se apagará. Será el pasado infectando con su virus al presente para planear la inevitable muerte de cualquier futuro. El mundo es impreciso e inconciliable, el otoño de nuestra existencia nos arrancará con destreza las hojas secas de cada una de nuestras aventuras y será en aquella muerte donde entenderemos que el presente ya es el porvenir, y también el olvido.

Lucas Itze.-


Canción elegida para la editorial


Un clásico de Fito



IMPRESIONES SOBRE MEMENTO


El sol descansa en el otro lado del mundo mientras la luna se posa por nuestras cabezas. En esas noches de eternas soledad, acostados mirando la nada, solemos jugar con nuestros pensamientos. De repente, ciertos vagos recuerdos vienen a la mente. Será una noche de amor, será una pérdida inolvidable, será alguna anécdota donde las risas rompan hasta las olas del océano. Recordaremos entonces “ese” momento una y mil veces. Pero también lo iremos modificando a nuestro gusto. El lugar del encuentro, las cosas que pasaron antes y después o las charlas que tuvimos, quedarán escondidas en otra parte de nuestra memoria, pero a veces las extraeremos para potenciar la historia, pero sin saber si están bien encastradas o son producto de nuestra imaginación. Nos encanta jugar ese juego, a pesar de que suframos muchas veces al hacerlo. Porque todos necesitamos ese recuerdo, para saber quiénes somos. Lo pensamos nosotros, pero también lo piensa Leonard, el protagonista de ese rompecabezas genial que es Memento, de Christopher Nolan. El film empezará con una polaroid en la mano de alguien, con sangre de fondo. 


La mano la moverá repetidamente para que esa imagen desaparezca, para volver a disparar otra fotografía. En ese momento, la cinta irá para atrás y veremos un asesinato. Luego, un corte abrupto y en blanco y negro, vemos el rostro del protagonista de la escena anterior en una habitación de hotel, y su voz en off preguntándose que hace ahí. En ese momento, sabremos que no estamos ante una película común y corriente. El director, basado en un corto relato de su hermano Jonathan, nos traerá una historia de venganza, pero lo hará a su manera. El film trabajará con un flashback casi constante, y romperá la linealidad de una manera inteligente y arriesgada. Serán los planos en blanco y negro, los únicos de la historia que no serán contados de esa manera. Como en otras películas, el principio será el fin, pero eso no lo sabremos hasta los créditos finales. La película nos muestra la historia de Leonard, alguien que sufre amnesia anterógrada, una pérdida de memoria que hace que los nuevos acontecimientos, no se guarden en la memoria a largo plazo. 


Para “recordar” cosas básicas de su vida, el protagonista saca fotos, se tatúa frases y toma notas de todo lo que tiene que saber para cumplir su cometido: asesinar a quien violó y mató a su esposa y le generó la amnesia. La venganza será su objetivo de vida, quizás, porque como dice en un versículo de la biblia que el lee, interpreta que el hombre que hiere de muerte a otra persona, tiene que sufrir la muerte. No sólo el guion será una parte fundamental del film, sino también el montaje, quien será el encargado de conectar todas las piezas para que en cada corte, el público esté tan desorientado como el personaje principal. La fotografía de Wally Pfister, cambiando la paleta de colores, estará muy bien lograda y los encuadres estarán siempre bien compuestos. A lo largo de la cinta, sabremos que Leonard era un agente de seguros, y nos contará repetidas veces que en un caso que investigó, un tal Sammy Jankis, sufría el mismo tipo de amnesia que él. Conoceremos a Teddy, un corrupto policía que aprovechará el problema que él tiene para hacer negocios turbios. Veremos que Leonard es manipulado todo el tiempo: por Teddy, por Natalie, una chica que conoce Leonard y quien lo manipula para librarse de un traficante y hasta por el mismo, debido a su estado mental. 


A lo largo de las casi dos horas del film, veremos a Leonard haciéndose las mismas preguntas que nosotros. Sobre el final, notaremos que hace un tiempo mató a un tal Jimmy, que era el novio de Natalie, y ahí estará el punto crucial del film, donde el blanco y negro se transforma en color y donde un moribundo Jimmy dirá una palabra clave. Hasta allá llegará Teddy, para decirle que la historia de Sammy, es su propia historia. Volverán los recuerdos, que tanto confunden al protagonista como a los espectadores. Leonard se subirá al auto y dirá: “me miento a mí mismo, para ser feliz. En tu caso Teddy, si lo haré”, confirmando su idea de acabar con él, y quizás de esa manera volver a ser quien fue. La película finalizará y nos dejará con muchas preguntas. Nolan jugará con nosotros para ver si podemos armar el rompecabezas. Nos dará pistas a lo largo de la película para saber si somos capaces de captarlas. Nos cambiará algunas para ver si nuestra propia memoria funciona, como la matrícula del auto que tiene un pequeño “cambio” cuando pasa de la foto al tatuaje. Repasándola varias veces, entenderemos el significado de algunos tatuajes, y de algunas escenas bien escondidas. Entenderemos que es lo que pasa, pero preferimos guardarlo como un secreto, para que ustedes puedan jugar el juego que nos plantea el director. Será cuestión de poner a rodar la memoria, y no ocultarnos bajo un simple disfraz.

Marcelo De Nicola.-  

Canción post impresiones


Un tema que iba a sonar en el film


UNIVERSO NOLAN


Nacido en Westminster, Londres, el 30 de junio de 1970. Empezó a realizar películas a la edad de siete años usando la cámara Súper 8 de su padre y sus juguetes como personajes. Estudió literatura inglesa en la University College de Londres, mientras realizaba varios cortometrajes en una escuela de cine. Su corto Tarantella fue proyectado en Image Union, una exhibición de cine independiente en PBS, en 1989. Otro de sus cortos, Larceny, fue proyectado durante el Cambridge Film Festival en 1996. Sin embargo, se haría notar con uno de sus más notables: Doodlebug, protagonizado por el actor Jeremy Theobald.
En 1998 sale Following, film realizado mientras terminaba sus estudios universitarios, en donde sus amigos hacían los papeles principales. Cuenta la historia de un escritor obsesionado con el seguimiento a otras personas, luego de un bloqueo mental. Un film rodado en 16 mm y con un presupuesto de 6.000 dólares, filmado sólo los fines de semana, en donde Nolan escribe, dirige y es el encargado de la fotografía.
Ya en Estados Unidos, filma Memento, basada en una historia de su hermano John que saldría a la luz un año después. La película fue un éxito de crítica y premios, teniendo dos nominaciones al Oscar como mejor guion original y mejor montaje. Además de nominaciones al guion y a la película en varios festivales estadounidenses. Su nombre empezaba a ser reconocido en el mundo, pese a su juventud.


Dos años después dirige a dos estrellas como Al Pacino, Robin Williams, junto a la oscarizada Hilary Swank en Noches Blancas (Insomnia), donde un detective de Los Angeles viaja a Alaska para intentar resolver un crimen. Aunque el problema del insomnio  y el contacto con el sospechoso empiezan a hacer mella en el protagonista. El film es un remake del film noruego Insomnia de Erik Skjoldbjaerg.
Este film termina de convencer a la Warner, con quien negocia para ser director de su próximo proyecto: la nueva trilogía de Batman. En 2005 entonces, arranca con Batman Inicia, donde cuenta los orígenes y la infancia de Bruce Wayne, antes de convertirse en el guardián de la ciudad. El éxito tanto de crítica como de público fue enorme, sobre todo por mostrar esa faceta más personal del súper héroe.


Un año después dirige El gran truco (The Prestige), una competencia entre dos magos amigos, pero luego de hicieron enemigos irreconciliables. Nominaciones al Oscar en aspectos técnicos y otra buena recepción de la crítica.
En 2008 llega la segunda parte de la zaga del Murciélago, esta vez titulada El Caballero de la Noche, donde Batman se enfrenta a su gran enemigo: el Joker. Muchos pensábamos que el Guasón jamás iba a ser igualado, pero Nolan encontró al fallecido Heath Ledger en uno de los mejores villanos de todos los tiempos. Para muchos, de las mejores películas sobre el enmascarado.


Dos años después vuelve con Inception (Origen), otra película aclamada en todo el mundo. Los sueños y el tiempo, como en todas sus películas, vuelven a ser tema principal. Leonardo DiCaprio es un experto en apropiarse, durante los sueños, del subconsciente ajeno, lo que le vale ser un cotizado talento en el mundo del espionaje (robo de ideas, claves de bancos, etc). Pero él quiere volver a ser una persona normal. Cuando descubre el modo de volver a serlo, por medio de la incepción, el plan se complica por la aparición de alguien quien parece predecir sus movimientos, alguien que sólo él puede descubrir. Ochos nominaciones al Oscar y premios por todo el mundo, para uno de los films del año.


En 2012 llega la tercera parte de la trilogía de Batman, donde esta vez el guardián de Ciudad Gótica luego de desaparecer por ocho años, es un fugitivo. Sin embargo, la aparición de Bane, un despiadado terrorista que obliga a volver a Batman del exilio. Nuevamente un éxito rotundo.
Como cada dos años, vuelve a la pantalla en 2014 con la superproducción Interestellar, un proyecto de Steven Spielberg sobre unos trabajos de Kip Thorne, uno de los genios de la física teórica. Finalmente, Nolan terminó siendo el director luego de juntarse con la Paramount y Thorne colaboró con el guion de los hermanos Nolan para darle más credibilidad a la historia. Esta cuenta que en un futuro, al ver que la Tierra está llegando a su fin, un grupo de exploradores emprenden una misión que puede salvar a la humanidad: viajar fuera de la galaxia para encontrar un lugar donde se pueda garantizar el futuro de la raza humana. Esta vez, debido a su compleja historia, el film no pasó inadvertido, y las críticas fueron del amor al odio, pero el director logró algo que pocos logran: no pasar inadvertido.


En 2015 dirige Quay, un cortometraje documental de 8 minutos sobre los hermanos Quay, figuras respetadas dentro de la comunidad de la animación Stop-Motion.


Por último, el jueves pasado se estrenó en el país su último film: Dunkirk. Una potencia visual de casi dos horas que se centra en la Segunda Guerra Mundial, donde nos cuenta la historia de miles soldados británicos y franceses que están apostados en la playa de Dunkerque, Francia, mientras el ejército alemán avanza a paso firme. Sólo un milagro podrá salvarlos. Otro éxito de crítica, con un futuro prometedor de premios o nominaciones.


Nos despedimos así 

 

FICHA TÉCNICA

Título original: Memento
Año: 2000
Duración: 115 min.
País: Estados Unidos
Director: Christopher Nolan
Guion: Christopher Nolan (Historia: Jonathan Nolan)
Música: David Julyan
Fotografía: Wally Pfister
Reparto: Guy Pearce, Carrie-Anne Moss, Joe Pantoliano, Mark Boone Junior, Stephen Tobolowsky, Harriet Sansom Harris, Jorja Fox.

SINOPSIS


La memoria de Leonard, un investigador de una agencia de seguros, está irreversiblemente dañada debido a un golpe sufrido en la cabeza, cuando intentaba evitar el asesinato de su mujer: éste es el último hecho que recuerda del pasado. La memoria reciente la ha perdido: los hechos cotidianos desaparecen de su mente en unos minutos. Así pues, para investigar y vengar el asesinato de su esposa tiene que recurrir a la ayuda de una cámara instantánea y a las notas tatuadas en su cuerpo.